" data-url="http://www.afadvocats.com/politica-de-cookies/">

Month: October 2016

¿Cómo y quién me puede separar o divorciar?

Como ya hemos dicho en otros artículos el encargado de otorgar la separación o el divorcio es el Juez porque se tiene que dictar por sentencia judicial, pero ¿sabías que un notario puede separarte o divorciarte?

Es así desde la entrada en vigor de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria, en la que se modifican una serie de artículos del Código Civil. Supone un paso hacia adelante en este tipo de actos en los que la intervención del Juez no se hace necesaria.

Pero es importante tener en cuenta que el notario no puede decretar cualquier tipo de divorcio. La Ley, en su afán garantista, limita las competencias del fedatario público a una serie de divorcios muy concretos:

  1. Divorcios de mutuo acuerdo.
  2. Aportación del convenio regulador (mínimos recogidos en el artículo 90 del Código Civil).
  3. Sin hijos menores o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de sus progenitores.

Es más, en casos de existir hijos mayores de edad y que convivan con sus progenitores deberán prestar también su consentimiento para el divorcio. Cabe remarcar que también se hace necesaria la intervención de un abogado en el divorcio ante notario y que este será el encargado de redactar el Convenio Regulador y ratificarlo en presencia de los cónyuges ante el notario. Para cualquier otro tipo de divorcio se deberá acudir necesariamente a los tribunales.

En conclusión, la ley introduce en nuestro ordenamiento una figura nueva –hasta la fecha solamente había podido establecerse por un Juez- en la que un fedatario público pueda realizar un divorcio.

El legislador ha sido pragmático en este sentido para no saturar más todavía los juzgados de familia y establece que para estos divorcios “sencillos” una persona ajena a la Administración de Justicia puede decretar el divorcio, y de esta forma no saturar más los ya de por sí abarrotados juzgados.

¿Tienes más dudas? ¿No sabes cómo iniciar el proceso o cuál es la mejor opción? Ponte en contacto con nosotros o visítanos. Te asesoramos. Porque las cosas no tienen por qué ser tan difíciles.

Read more

¿Qué necesito para separarme o divorciarme?

Ya tenemos claras las diferencias entre separación y divorcio, pero nos surge la pregunta: ¿Qué necesito para poder divorciarme o separarme?

La primera cuestión que debemos de resolver es si el proceso se inicia de mutuo acuerdo o contencioso. ¿Qué significa esto? Muy fácil: una separación o divorcio de mutuo acuerdo será un trámite más sencillo y rápido para las dos partes. El bolsillo es importante, y si este tipo de acuerdo es más económico para las partes porque se pueden compartir gastos.

Cuando hablamos de una separación o divorcio contenciosos, por el propio significado (en contra de) podremos deducir que va a ser un proceso largo, complicado y bastante más caro para las partes.

Así, una vez decidido qué camino escoger, debemos enumerar los requisitos esenciales que determina el Código Civil.

Los dos requisitos que se exigen para divorciarse/separarse

  1. Haber contraído matrimonio por cualquier medio legalmente aceptado.
  2. Que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del mismo.

 

Así, si un cónyuge o ambos quieren separase/divorciarse únicamente deben cumplir con estos dos requisitos, ya que en la actualidad no son necesarias ni las causas (motivos por los que romper el matrimonio), ni tampoco el consentimiento del otro cónyuge.

¿Tienes más dudas? ¿No sabes cómo iniciar el proceso o cuál es la mejor opción? Ponte en contacto con nosotros o visítanos. Te asesoramos. Porque las cosas no tienen por qué ser tan difíciles.

Read more

6 diferencias entre separación y divorcio

En ocasiones usamos “divorcio” y “separación” como sinónimos. ¿Son lo mismo? Podríamos decir que el divorcio va un paso más allá de la separación.

Según el Código Civil —la norma básica que regula el ordenamiento privado de las personas— especifica que la separación es «la suspensión de la vida común de los casados, y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica». El divorcio, además de los efectos de la separación, añade la disolución del vínculo matrimonial, que es lo que posibilitará que en un futuro cualquiera de los cónyuges pueda volverse a casar.

En ambos casos y para que tenga efectos a terceros, la resolución debe ser acordada por sentencia judicial, ya que tenemos que diferenciarlo de la separación de hecho, que se produce cuando ambos cónyuges cesan la convivencia, aunque no genera efectos legales frente a terceros.

 

6 puntos clave

  • El divorcio pone fin al matrimonio y disuelve el vínculo matrimonial, la separación no.
  • La separación y el divorcio se obtienen por sentencia judicial para que produzca efectos legales frente a terceros desde el momento de la sentencia.
  • La separación sólo produce el efecto de separación de bienes desde la sentencia; el divorcio produce la disolución del régimen económico matrimonial.
  • Al no disolverse el vínculo matrimonial en la separación, los cónyuges no pueden volver a contraer matrimonio; como en el divorcio se disuelve el vínculo matrimonial, los cónyuges —si así fuera su deseo— podrían volver a contraer matrimonio entre sí o con otras personas.
  • Tanto el divorcio como la separación legal impiden que el otro cónyuge herede abintestato (cuando el fallecido no ha realizado testamento), y que tenga derecho a la legítima.
  • Tanto en la separación como en el divorcio se tienen en cuenta las medidas respecto al cuidado de los hijos, guarda y custodia, régimen de visitas, comunicación y estancia, ejercicio de la patria potestad, gastos de mantenimiento de éstos, el uso de la vivienda, etc.

¿Tienes más dudas? ¿No sabes cómo iniciar el proceso o cuál es la mejor opción? Ponte en contacto con nosotros o visítanos. Te asesoramos. Porque las cosas no tienen por qué ser tan difíciles.

Read more