" data-url="http://www.afadvocats.com/politica-de-cookies/">

Month: April 2019

ESTRATEGIA FISCAL. Cuando no presentar la renta -aunque salga a devolver- puede beneficiarte más.

Espero que el lector o la lectora no piense que me haya vuelto loco, pero lo que les voy a contar es totalmente cierto, y no es para nada ilegal. Queremos decir que en AF Advocats defendemos la Hacienda Pública, pero esto no quiere decir que “seamos tontos” como dice una cadena de productos electrónicos.

Se preguntarán ¿cómo puede ser esto? Pues la respuesta es bien sencilla, a la hora de realizar la declaración de la renta, no solo tendremos que observar la renta del obligado tributario sino de toda la unidad familiar. Y aquí ya les doy la pista, hay que estar bien atentos a los ascendientes y descendientes.

Debemos remitirnos a la normativa tributaria, pero a grandes rasgos lo que dice sobre los ascendientes y descendientes es que haya una relación sanguínea (o adopción), que convivan y formen parte de la unidad familiar además de que estos no tengan rentas superiores a 8.000 euros, o que presenten declaración con rentas superiores a 1.800 euros. Advertir que debemos excluir de estos cálculos las cantidades exentas del impuesto.

Y es aquí cuando tenemos que valorar que, si se dan los requisitos enumerados anteriormente respecto a un ascendiente/descendiente, a este lo podamos incluir en nuestra declaración a efectos de tributar en menor medida.

Les informo que la Renta estipula unos mínimos de ingresos respecto de la persona, o si se tienen descendientes -incluso varía dependiendo de la edad de estos- así como por ascendientes, o en último lugar si se tiene algún tipo de diversidad funcional. Al incluirse dentro de la misma unidad familiar, dicho mínimo ascenderá y, por tanto, la cantidad “mínima” del impuesto será menor.

A continuación, un ejemplo. Un matrimonio en el que la hija menor de 25 años convive con los padres. La madre tiene un pagador y no supera los 22.000 euros de rentas del trabajo, el padre tiene diversidad funcional en un grado mayor del 65% y una paga contributiva de 6.000 euros anuales. La hija tiene unas rentas del trabajo que ascienden a 20.000 euros. Los progenitores tienen una imposición a plazo que les genera una renta de 30 euros anuales a cada uno.

En el cálculo que hicimos respecto del matrimonio salía una cuantía a devolver en declaración conjunta de unos 200 euros; de manera individual a la madre le salía a pagar unos 300 euros mientras que al padre le devolvían las escasas retenciones de la imposición a plazo. Así que decidimos, que los padres no presentaran declaración pues la progenitora no se encontraba obligada y al padre no le salía a cuenta.

Pero aquí la “jugada” que realizamos fue incluir al padre con diversidad funcional en la declaración de la hija, y a esta además de subirle considerablemente el mínimo personal del impuesto, se le pudo aplicar la deducción por ascendiente con diversidad funcional -pues cumple con los requisitos que marca el impuesto- y por tanto, le corresponden además 1.200 euros por la deducción estatal. Consiguiendo con ello un mayor beneficio fiscal, todo ello con arreglo a Ley. Sólo hay que tener clara la estrategia fiscal a realizar.

Nosotros te invitamos a que contactes con AF Advocats y así podamos asesorarte de la mejor manera para realizar la renta.

Read more

No hagas el “DIY (Do It Yourself)” a tu Declaración de la Renta

Antes que nada, hay que empezar por definir qué es el “DIY (Do It Yourself)”. La traducción a nuestra lengua es “Hazlo tú mismo” y se ha puesto de moda en el mundo de los tutoriales de internet y en especial, en Youtube.

Al igual que nosotros no nos realizaríamos una operación de apendicitis, ni viendo un tutorial de vídeo donde se explica paso por paso e iríamos directamente al médico, en la Declaración de la Renta aconsejamos que hagas lo mismo, dejarla en manos de una persona especializada, de esta manera podrías evitarte muchos dolores de cabeza.

Una gran parte de personas piensan y creen que la Declaración de la Renta es una cosa “fácil y sencilla”, pero nada más lejos de la realidad, la propia Declaración de la Renta es el impuesto más importante para una persona física, pues es el que más le interesa a la Hacienda Pública recaudar.

La Agencia Tributaria posee multitud de datos nuestros, sin nosotros ser plenamente conscientes de ello y claro, un error o una mala declaración nos puede ocasionar muchos dolores de cabeza. También puede darse el caso que los datos que posea no sean correctos, y seamos nosotros mismos los que tengamos que rectificar a la propia Agencia Tributaria.

Además, si os hacéis la Declaración de la Renta vosotros mismos os arriesgáis a perder las deducciones estatales o autonómicas, en caso de tener derecho, y pueden significar muchos euros de vuestro bolsillo.

Por tanto, si no quieres sorpresas en tu Declaración de la Renta, ven a AF Advocats y te haremos la Declaración de la Renta con todas las garantías de que te devuelvan todo lo que te corresponda.

Read more

¿Es mejor que salga “a devolver” o “a pagar” en la renta 2018? Y si me toca pagar ¿Cómo lo hago?

Cuando la gente viene a nuestras oficinas para que les hagamos la Declaración de la Renta nos piden a ver si es posible que no tengan que pagar, y que siempre les salga a devolver, lo que sucede es que la mayoría no conoce el significado o el porqué de “que se salga a pagar” o “que salga a devolver”.

La diferencia entre “pagar” o que te “devuelvan” significa que sobre la totalidad de los impuestos que una vez realizada la declaración te toquen pagar (en nombre técnico cuota resultante de la autoliquidación) habrá que ver la cantidad de dinero tuyo –sí, dinero tuyo- que ya tiene la Agencia Tributaria principalmente por retenciones de rendimientos del trabajo (la retención de las nóminas) o de ingresos a cuenta (si eres autónomo/a), o por simples retenciones de rendimientos mobiliarios (cuentas corrientes, dividendos de acciones, imposiciones a plazo, etc..).

Lo veremos mejor con un simple ejemplo:

Ejemplo A) La cuota resultante (la cantidad de impuestos que tengo que pagar) asciende a 1.750 euros en la Renta 2018, y resulta que por retenciones de todas las clases que me han practicado ascienden a 2.000 euros.

Así, cuando realice mi declaración de la renta del ejercicio 2018 el resultado será a devolver 250 euros por parte de la Agencia Tributaria.

Ejemplo B) La cuota resultante (la cantidad de impuestos que tengo que pagar) asciende a 2.350 euros en la Renta 2018, y resulta que por retenciones de todas las clases que me han practicado ascienden a 1.950 euros.

Así, cuando realice mi declaración de la renta del ejercicio 2018 el resultado será a pagar 400 euros a la Agencia Tributaria.

Y nos surge otra pregunta ¿Cómo pago estos 400 euros? Pues bien, existen varias formas de hacerlo.

1.- Cargo en cuenta: En el mismo momento de realizar la declaración dentro del plazo establecido (etre el 2 de abril y el 1 de julio) se cargará en tu cuenta el importe de la declaración. Esta es la última opción que des de AF Advocats aconsejamos.

2.- De forma domiciliada: Una vez presentada la declaración se puede optar por domiciliar el pago de la Renta 2018, independientemente de cuando presentes la declaración, entre el 2 de abril y el 26 de junio.

Para pagar de forma domiciliada, existen otras dos opciones: Pago único o dos pagos. En AF Advocats aconsejamos hacerlo en dos pagos, ya que este fraccionamiento no genera ningún tipo de interés en favor de la hacienda pública. El primer pago se realizará el 1 de julio y será del 60% de la cantidad a pagar y el segundo se realizará el 5 de noviembre y comprenderá el 40% de la cantidad a pagar.

Así volviendo al ejemplo anterior (ejemplo B), si domiciliamos el pago -declaraciones presentadas hasta el 26 de junio- el 1 de julio se cargará en nuestra cuenta la cantidad de 240 euros (60% de la cantidad a pagar) y el 5 de noviembre se cargarán los siguientes 160 euros (40% de la cantidad a pagar), todo ello de forma automática por parte de la Agencia Tributaria.

En conclusión, en AF Advocats no hacemos brujería y no decidimos si te va a tocar pagar o te van a devolver, nuestro equipo estudia cada caso particularmente y siempre intentando que tú seas la parte más beneficiada. En el primer caso, el Estado te devuelve tu dinero y del que tú no has podido disfrutar durante todo este tiempo; mientras que, en el segundo caso, “ajustas cuentas” y le pagas lo que tendrías que haber pagado.

Así que te esperamos en AF ADVOCATS para ayudarte en tu declaración.

Read more

Más novedades de la campaña de la Renta 2018

Para la campaña de la renta 2018, no solo existen las novedades que ya habíamos avanzado en el artículo anterior.

A continuación, os detallamos algunas novedades más:

1.- Obligación de declarar rentas inmobiliarias imputadas y Letras del Tesoro

Los Presupuestos Generales del Estado 2018 establecen en 1.000 euros el límite conjunto por el que será obligado declarar las rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención de Letras del Tesoro y subvención para la compra de viviendas de protección oficial o precio tasado y de las ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas.

Si has ingresado más de 1.000 euros por el total de estos conceptos, será obligado presentar el IRPF 2018 y 2019.

2.- Retención sobre los derechos de suscripción de valores cotizados

Cuando vendes los derechos de suscripción generas una ganancia patrimonial que está sujeta a retención de IRPF por parte del intermediario.

Existe una excepción: la transmisión de derechos previamente adquiridos a un tercero.

3.- Pensiones del extranjero exentas de declarar

Las pensiones provenientes del extranjero de menos de 1.500 euros al año están exentas de declarar siempre que el resto de rentas del trabajo no superen los 22.000 euros. Esto quiere decir que, si el resto de tus ingresos no superan esa cifra, esos 1.500 euros de la pensión extranjera no se sumarán en el IRPF.

4.- Deducción por familia numerosa

Uno de los cambios a destacar en la renta 2018 es que se incrementa la deducción por familia numerosa o personas con diversidad funcional a cargo. En concreto, aumenta en 600 euros por cada hijo o hija que forme parte de la familia numerosa que exceda el número exigido para considerarse de categoría general (3 hijos/as o más) o de categoría especial (5 hijos/as o más).

Además, también se amplía la deducción general de 1.200 euros por cónyuge con diversidad funcional que no tenga ingresos superiores a 8.000 euros, excluidas las rentas exentas.

Del mismo modo, en la renta 2018 también se incluye una deducción para las unidades familiares en las que alguno de sus miembros resida en otro país perteneciente a la UE o al Espacio Económico Europeo.

5.- Deducción por inversión en empresas: aumenta el porcentaje a desgravar y la base

Los cambios de la renta 2018 suman un aumento del 20% al 30% de porcentaje de la deducción por inversión en nuevas empresas o empresas de reciente creación. A esto se suma el incremento de base del impuesto desde los 50.000 euros de la renta 2017 hasta los 60.000 euros de la renta 2018.

Con esta novedad fiscal podrás desgravar un máximo de 18.000 euros por invertir en empresas.

6.- Límites exentos en premios de la lotería

La fiscalidad de la lotería cambia en 2018 con un aumento del límite exento de tributar desde los 2.500 euros hasta los 10.000 euros. Esto quiere decir que los primeros 10.000 euros que hayas ganado con los concursos de la Lotería Nacional o la Cruz Roja, entre otros, no tributarán en la renta.

Por la cantidad restante pagarás un 20% de impuestos, aunque Hacienda ya se habrá encargado de retirarte ese dinero a través de las retenciones de IRPF sobre el premio. Más información en este artículo.

7.- Becas de estudio

Las becas de estudios e investigación están sujetas a una tributación especial, de manera que sólo hay que pagar por una parte del dinero que ingreses por ellas. Estas son las cantidades exentas de tributar en el IRPF de 2018:

  • Hasta 6.000 euros de gastos de matrícula y seguros para estudios reglados.
  • Hasta 18.000 euros para gastos de transporte y alojamiento para estudios de tercer ciclo.
  • Hasta 21.000 euros para gastos de transporte y alojamiento para estudios de tercer ciclo en el extranjero.
  • Hasta 21.000 euros en becas para estudios de doctorado en España.
  • Hasta 24.600 euros en becas para estudios de doctorado en el extranjero.

Estas son algunas de las principales novedades, junto con las del artículo anterior, que se incorporan en la declaración de IRPF 2018 y que en AF Advocats haremos a partir del día 2 de abril.

Read more

¿Me interesa presentar la declaración de la renta 2018?

Ya estamos en la campaña de la Renta 2018 y la publicidad sobre la declaración nos aparece por todos lados, pero ¿y yo tengo que presentar la declaración de la renta 2018?

Oímos muchas veces en los medios de comunicación que cada vez hay menos gente que tiene que presentar la declaración, esto se debe a que la propia Agencia Tributaria reduce los criterios para que sea obligado presentarla. Por ejemplo: que tengas unos rendimientos del trabajo de 22.000 euros o 12.643 euros en algunos supuestos (12.000 si se falleció antes del 5 de julio de 2018) o que tengas unas rentas del capital inmobiliario de más de 1.000 euros, entre otros.

Un ejemplo

Pongamos un ejemplo: únicamente tengo un pagador (empresa) y los rendimientos del trabajo son menores a 22.000 euros. ¿Tengo que hacer la Renta? La respuesta es sencilla: no tienes la obligación, pero te recomendamos que la hagas. Es muy posible que, aunque no estés obligado/a —no superas los requisitos de obligatoriedad— tu empresa te haya retenido un porcentaje de la nómina y esté en poder del Estado.

Vamos a diferenciar varios escenarios con dos variables muy simples que te harán comprender mejor la situación. La primera es determinar si estás, o no, obligado/a a realizar la declaración de la renta. La segunda será si la declaración sale a pagar o a devolver.

Escenario 1: no obligado y declaración a devolver. Este es el caso más típico con el que nos solemos encontrar. No estando obligado/a a realizar la declaración, se presenta para que la Agencia Tributaria nos devuelva nuestro dinero.

Escenario 2: no obligado y declaración a pagar. En este caso, no presentaremos la declaración porque sale a pagar. La no presentación no conllevará ninguna sanción, en tanto en cuanto, no estemos obligados a presentarla.

Escenario 3: obligado y declaración a devolver. Estamos obligados a realizar la presentación queramos o no, por cualquier motivo que determine la Ley. Ahora bien, Hacienda realizará un ingreso a nuestro favor de la cantidad resultante de la declaración.

Escenario 4: obligado y declaración a pagar. Estamos obligados a realizar la presentación, queramos o no, por cualquier causa que determine la Ley. En este caso, el resultado de nuestra declaración es a pagar. En ese caso, podremos realizarlo en uno o dos plazos.

¿Por qué creemos que la Agencia Tributaria juega con el lenguaje? La respuesta es muy sencilla, si no realizas la declaración de la Renta y reclamas el dinero que tu empresa te ha retenido de tu nómina —y que ha ingresado previamente a la Agencia Tributaria— mediante la Declaración de la Renta, se lo queda el Estado. En tu caso pueden ser un centenar de euros, pero multiplicados por todos los contribuyentes del país, la cantidad asciende a muchos millones de euros.

Así que, atención cuando oigas que “cada vez hay menos personas obligadas a presentar la Renta”, ya que se intenta que no se tramite y, por lo tanto, el Estado tenga un “beneficio extra” por todas aquellas declaraciones no presentadas.

Como siempre, te recomendamos que no confirmes nunca el borrador sin consultar previamente con una persona especializada, ya que puede contener multitud de errores. Por eso, en AF Advocats ponemos a tu disposición nuestro equipo de profesionales para ayudarte con tu declaración de la Renta 2018.

Read more