" data-url="http://www.afadvocats.com/politica-de-cookies/">
Globalización 2.0

Globalización 2.0

El fenómeno de la globalización hasta hace poco tiempo ha tenido como protagonistas y beneficiarios principales a las economías desarrolladas. Los tipos de flujos transfronterizos predominantes eran de capital, inversión directa extranjera, así como de bienes. Buena parte de estos flujos de bienes e inversiones se caracterizaban por ser intensivos en factor trabajo (producción en países con salarios más bajos) o bien intensivos en capital (acceso a recursos o materias primas). Si bien es cierto que en estos últimos años el nivel de crecimiento de las transacciones comerciales a nivel global se ha visto frenado debido fundamentalmente a la crisis financiera, todas las previsiones para los próximos años apuntan a un crecimiento importante de los flujos transfronterizos financieros así como de bienes y servicios: se prevé al menos que dupliquen su tamaño actual para 2025.

¿Qué puede estar detrás de tan drástico crecimiento? Sin lugar a dudas, la digitalización es el factor principal de reconfiguración de la nueva globalización. La misma está siendo la causa de transformación de la estructura de flujos globales así como de su crecimiento, al cual estamos asistiendo ya actualmente.

¿Cómo está influyendo la digitalización en la globalización?

Por un lado la digitalización está permitiendo que cobren protagonismo agentes que antes no lo tenían o lo tenían de forma limitada. Entre estos agentes cabría destacar:

  • Economías emergentes: pasan a ser fuentes no solo de producción sino de consumo y de innovación; sus empresas operan ya a nivel global y poco a poco están empezando a ganar cuota de mercado, especialmente en otros países emergentes.
  • PYMES: posibilidad de competir en mercados nicho a nivel global gracias a las plataformas digitales, ya que les permiten encontrar clientes, proveedores, financiación y talento así como reducir los costes de exportación notablemente en comparación con los costes de los canales de exportación de tradicionales.
  • Negocios de escala masiva: la digitalización permite un crecimiento muy rápido y amplio geográficamente a un coste relativamente bajo. Casos como Google o Facebook, ingresan más globalmente que en EE.UU.

Por otro lado los bienes y servicios intensivos en conocimiento pasan a ser protagonistas con la digitalización, suponiendo ya la mitad del total de flujos transfronterizos y creciendo por encima de los intensivos en trabajo y en capital. Entre estos nuevos tipos de flujos cabe destacar:

  • Bienes físicos en digitales: muchos bienes físicos pasan a ser ahora también virtuales (libros, películas, impresiones 3D…).
  • Seguimiento digital de bienes físicos: el uso de etiquetas de seguimiento de envíos ha crecido tres veces más rápido que el flujo de bienes. Estas etiquetas mejoran la eficiencia de las cadenas de suministro reduciendo las pérdidas en tránsito y pueden llegar a reducir los costes de inventario hasta en un 70%.
  • Plataformas digitales (Amazon, eBay…): permiten a pequeñas empresas competir en un escenario global.

Asimismo, la digitalización permite conectar a nivel global a empresas con clientes, proveedores, capital humano, financiación de una forma impensable hace poco más de una década. Ofrece numerosas oportunidades para las PYMES españolas con un producto-servicio de calidad y una situación financiera solvente, pero para poder aprovecharlas al máximo es necesario tener la preparación corporativa adecuada para este nuevo entorno: una nueva globalización mucho más compleja estructuralmente en cuanto a tipo de competidores y difusa a nivel de mercados.

Para cualquier duda sobre la externalización de su empresa no dude en contactar con nuestro equipo en AF Advocats donde le podremos asesorar sobre todo el proceso.